jueves, 25 de diciembre de 2014

Gianni Rodari - A Enredar los Cuentos

- Érase una vez una niña que se llamaba Caperucita Amarilla.

- ¡No, Roja!

-¡Ah!, sí, Caperucita Roja. Su mamá la llamó y le dijo: “Escucha, Caperucita Verde…”

- ¡Que no, Roja!

- ¡Ah!, sí, Roja. “Ve a casa de tía Diomira a llevarle esta piel de papa”.

- No: “Ve a casa de la abuelita a llevarle este pastel”.

- Bien. La niña se fue al bosque y se encontró una jirafa.

- ¡Qué lío! Se encontró al lobo, no una jirafa.

- Y el lobo le preguntó: “¿Cuántas son seis por ocho?”

- ¡Qué va! El lobo le preguntó: “¿Adónde vas?”

- Tienes razón. Y Caperucita Negra respondió…

- ¡Era Caperucita Roja, Roja, Roja!

- Sí. Y respondió: “Voy al mercado a comprar salsa de tomate”.

- ¡Qué va!: “Voy a casa de la abuelita, que está enferma, pero no recuerdo el camino”.

- Exacto. Y el caballo dijo…

- ¿Qué caballo? Era un lobo

- Seguro. Y dijo: “Toma el tranvía número setenta y cinco, baja en la plaza de la Catedral, tuerce a la derecha, y encontrarás tres peldaños y una moneda en el suelo; deja los tres peldaños, recoge la moneda y cómprate un chicle”.

- Tú no sabes contar cuentos en absoluto, abuelo. Los enredas todos. Pero no importa, ¿me compras un chicle?

-Bueno, toma la moneda.

Y el abuelo siguió leyendo el periódico.

FIN

El Arte en la Vida, tiene como objetivo difundir el que hacer artístico de pintores, escultores, escritores, fotógrafos, artistas digitales, etc., sin fines de lucro. No posee los derechos de autor de las obras que aquí se exhiben, las mismas se han hallado navegando por la web. No trata de obtener crédito alguno por las obras aquí expuestas.

Si su trabajo esta exhibido en este blog y no desea que sea admirado y/o conocido por el público en general, por favor, envíe un correo electrónico manifestando su necesidad de que deje de ser publicado y será inmediatamente eliminado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario