domingo, 30 de abril de 2017

Albert Carrier Belleuse – Escultor, Pintor Francés

Albert-Ernest Carrier-Belleuse – Nació en Anizy-le-Château, Picardía, el 12 de junio de 1824 / Sèvres, Altos del Sena, 4 de junio de 1887; fue un autor de varias obras realizadas en terracota y también de monumentos, como el Monumento a Bernardo O'Higgins en la Plaza de la Ciudadanía en Santiago de Chile o la figura del general Manuel Belgrano en el Monumento ecuestre a Manuel Belgrano, situado en la Plaza de Mayo, y del Monumento funerario del General José de San Martín, en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. El ideal de dulzura y belleza académica son rasgos importantes en las obras de este artista.

En 1840 ingresó en la Escuela de Bellas Artes de París. Allí fue alumno del escultor David d'Angers, aunque por muy poco tiempo. Desde 1850 hasta 1855 residió en Londres, diseñando para Minton China Works. Al regresar a su país expuso su primera obra de importancia en el Salón Nacional (1859).

Rodin trabajó como marmolista en su taller entre 1864 y 1870. En este último año ambos viajaron a Bruselas, durante la Guerra Franco Prusiana, dónde Albert-Ernest fue comisionado para la producción de escultura ornamental. En sus obras se inspiró en algunos artistas del siglo XVIII, como Jean-Antonie Houdon y Clodion.

A partir 1857 expuso grandes esculturas en el Salón de París, que le proveyeron de medallas y clientes. En 1859, gracias a una exhibición anual, se hizo famoso, obteniendo así el patrocinio de Napoleón III. Éste le encomendó un proyecto de reconstrucción arquitectónica de París, realizando para ello monumentales esculturas en bronce.

En 1876 fue nombrado director de arte de la Manufacture nationale de Sèvres, dónde incorporó varios modelos propios. Carrier-Belleuse sintió gran admiración por los escultores del Barroco tardío francés. Influyeron en su obra Jean-Baptiste Pigalle, Agustin Pajou, Jean-Antoine Houdon y Claude Michel, conocido como Clodion, cuyas obras tenían algunas características clásicas con la singularidad de las esculturas francesas del siglo XVIII.

Fue inconfundible el sello que dejó en sus esculturas de mujeres, imprimió un sello particular con los elaborados motivos en el peinado y ornamentos en el pecho, particularidad de la seducción del Roccocó. En su obra se puede observar el ideal de belleza académica. El escultor hace un reconocimiento de la mujer con un naturalismo en donde puede plasmar la femineidad de las modelos.

Fue padre y maestro de Louis-Robert Carrier-Belleuse -1848 / 1913- quien siguió sus pasos y realizó muchas obras en terracota, por lo que sus bustos y retratos contribuyeron al resurgimiento del estilo francés del siglo XVIII.








































El Arte en la Vida, tiene como objetivo difundir el quehacer artístico de pintores, escultores, escritores, fotógrafos, artistas digitales, etc., sin fines de lucro. No posee los derechos de autor de las obras que aquí se exhibe las mismas se han hallado navegando por la web. No trata de obtener crédito alguno por las obras aquí expuestas.

Si su trabajo esta exhibido en este blog y no desea que sea admirado y/o conocido por el público en general, por favor, envíe un correo electrónico manifestando su necesidad de que deje de ser publicado y será inmediatamente eliminado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario