martes, 16 de mayo de 2017

Amedeo Bocchi – Pintor Italiano

Amedeo Bocchi - Nació en Parma, Borgo del Parmigianino, el 24 de agosto de 1883 / Villa-Strohl, 16 de diciembre de 1976; fue el tercero de siete hijos, su padre tenía la profesión de decorador. En 1895, a los 12 años, fue inscrito en el Instituto Real de Bellas Artes de Parma, entonces dirigida por Barriles Cecrope. Fueron años de intenso entrenamiento para el joven artista, como lo demuestran los dibujos que forman parte del museo creado por la Fundación Monte di Parma Palazzo Sanvitale.

Por sus excepcionales resultados pictóricos, Cecrope Barilli aconsejó al padre mandarlo a Roma para asistir a la Escuela de desnudo. Así, en 1902, parte rumbo a la capital, "con cinco libras en el bolsillo," donde durante tres años siguió cursos en las escuelas de Via Ripetta.

Crea dos obras en 1905 y 1906: el bautismo y la revuelta, que aparece en las caras de las hermanas Anita y Merope, contienen un fuerte contenido social.  En 1906 se casó con su compañera de estudios en el Instituto de Bellas Artes de Parma. Al año siguiente volvió a la vida en una parte importante de la tradición con la pintura social: El Cassoniere. En 1908 nació la única hija del artista, pero un año más tarde murió su esposa Rita, para los que la vida de Bocchi estaba teñida de tragedia.

El pintor había fijado su residencia en Roma, en el distrito de Macao, donde había llegado su amigo Renato Brozzi, llegó a la capital para asistir a la Escuela estableció la medalla en la casa de moneda. El 1910 fue el año de éxito, fue admitido, por primera vez, con dos pinturas, en la Bienal de Venecia. En ese año, mientras que la capital se preparaba para los principales actos de celebración del cincuenta aniversario de la unificación de Italia, se trasladó a Padua, a raíz de Aquiles Casanova, se comprometió a decorar el interior de la basílica; un voluntario de aprendizaje a especializarse en la técnica del fresco.

La experiencia le permitió al pintor empezar a abordar los complejos trabajos de enfrentamiento decorativo. Por lo tanto, comenzó a colaborar con el grupo de artistas de Parma: Latino Barilli, Daniele de Strobel, Renato Brozzi: en la reconstrucción del Castillo de Oro del Castillo de Torrechiara, Parma, propusieron a la exposición etnográfica realizada en Roma en 1911.

Ese año, en la Exposición Internacional de Valle Giulia, se mostrarán obras deslumbrantes de Gustav Klimt y de Bocchi, que sin duda tuvo la oportunidad de admirar el arte del maestro austriaco del año anterior en la Bienal de Venecia, se sintió atraído por la elegancia seductora de la secesión vienesa. El 1911 fue también el año de la primera estancia en Terracina. Volverá en 1914, compartiendo con Brozzi la felicidad de la obra en contacto con una realidad extraordinaria, natural y humana.

Mientras que no se adhiere oficialmente al manifiesto de la secesión romana, observó con gran emoción en la primera exposición organizada por el grupo de promotores de artistas: era 1913 y había una pintura de Matisse que se hizo famoso: peces de colores.

El artista estaba maduro para la Gran Comisión y recibió la Caja de Ahorros de Parma con el encargo de decorar la sala del consejo de la sede. Se puso a trabajar con el rigor que venía de los conocimientos adquiridos en el campo del fresco: entre 1913 a 1915 ejecutó una serie de bocetos y pruebas en la pared antes de comenzar composición real, dedicada al tema de ahorro.

En 1916 terminó la decoración disfrutando de la cálida aprobación de la crítica militante. Mientras tanto, en 1915, se había producido un punto de inflexión en su vida: en ese año obtuvo el privilegio de vivir en Roma, en uno de los estudios a disposición de los artistas por una lengua francesa de Alsacia, Alfred Strohl, dentro del parque que había tomado el nombre de: Villa-Strohl Fern.

En el bello entorno pasará el resto de su vida. En 1919 se casó con su segunda esposa, Niccolina, su joven modelo original como la tradición, Anticoli Corrado. Siguieron años de felicidad y éxito cada vez mayores en la Bienal, el retrato de Bianca galardonado con el premio más alto en la exposición de Monza, la cita a la Academia de San Luca.

Otras tragedias familiares golpearon al artista: la muerte prematura de su segunda esposa, Niccolina en 1923, y en 1934, el triste fallecimiento, con sólo 26 años de edad, de su amada hija Bianca.

Los años siguientes fueron dedicados a la memoria: en el ciclo del alma de un viaje', en las reuniones con la realidad de la naturaleza, con salidas en la escena de un mundo, que la guerra, que propone nuevas costumbres y nuevas formas de vida. Continuó pintando, incluso en sus últimos años, con la pasión inagotable hasta su muerte. En el estrado había una pintura inacabada: el jardinero. Fue el último testimonio de una vida totalmente dedicada a la familia ya la pintura.










































El Arte en la Vida, tiene como objetivo difundir el quehacer artístico de pintores, escultores, escritores, fotógrafos, artistas digitales, etc., sin fines de lucro. No posee los derechos de autor de las obras que aquí se exhibe las mismas se han hallado navegando por la web. No trata de obtener crédito alguno por las obras aquí expuestas.
                                   
Si su trabajo esta exhibido en este blog y no desea que sea admirado y/o conocido por el público en general, por favor, envíe un correo electrónico manifestando su necesidad de que deje de ser publicado y será inmediatamente eliminado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario